¿Sabes que significan las “Ms” de M&M’s?

Coloridos, deliciosos y todo un manjar para los adictos al chocolate, los M&Ms son un éxito a nivel mundial y han estado desde hace mucho tiempo en el mercado. La popular golosina es producida por la Mars, Inc., conocida solamente como Mars, una empresa con una larga historia que se remonta a hace más de cien años.

La popularidad de este chocolate es enorme. Después de todo, su sabor es increíble y sus variantes de maní, minis y tantas otras que existen por el mundo (menta, chocolate amargo, crema de maní, almendra, entre otros) son igualmente increíbles. Pero, ¿alguna vez te has detenido a pensar qué significan las “Ms” en el nombre de estos chocolates?

Como el nombre de la empresa es Mars, probablemente deduzcas que una de las “Ms” se refiera a este mismo nombre. Y es correcto, pero, ¿qué representa la otra M? Bueno, lo sabrás a continuación. Para empezar diremos que en toda esta historia el nombre de la empresa viene de Forrest Mars, hijo de Frank Mars, el fundador de la empresa.
Historia familiar.

Condenado de por vida a una silla de ruedas debido a una terrible polio en la infancia, Frank Mars se casó con Ethel Kissack en el año 1902, en Minnesota, cuando apenas iniciaba su primer negocio de venta de dulces al por mayor, y tuvieron un hijo, Forrest Mars, que nació en 1904.

A pesar de los esfuerzo de Frank en el negocio de los dulces, que no era tan común en la época, la situación financiera del matrimonio no era buena y, cuando se vio en bancarrota en 1910, Ethel solicitó el divorcio y ambos siguieron caminos separados, provocando que Frank fuera apartado de su hijo.

Forrest Mars

Frank se casó por segunda ocasión en 1911 con una mujer también llamada Ethel, y se mudó a Tacoma, donde comenzó un nuevo negocio: la producción de nougat (un dulce a base de azúcar, miel y clara de huevo) en una empresa que ambos bautizaron como The Mars Candy Company.

Sin embargo, tampoco tuvo éxito con este negocio y dejó la ciudad en 1920, retornando a Minnesota, donde dio seguimiento a su producción de dulces con la empresa que pasó a llamarse Mar-O-Bar Company –que también es el nombre de uno de los chocolates creados por él.

Durante esa época, el hijo Forrest volvió a la vida de Frank y comenzó a trabajar con él. Fue entonces que ambos retomaron el nombre de Mars para la empresa, adicionan el Incorporated (Inc.). En 1923, padre e hijo lanzaron el Milky Way, que tuvo un éxito rotundo durante su primer año, arrojando más de $800,000 dólares en ventas.

A esta altura, la familia Mars ya era el segundo mayor fabricante de dulces en los Estados Unidos, después de Hershey. Tras el lanzamiento de la barra Snickers en 1930 y del 3 Musketeers en 1932, la empresa necesitaba tanto chocolate para la producción que terminó por comprar la materia prima a Hershey (aun conocida en la época como The Hershey Company), un negocio que duró hasta 1965.

Hasta entonces, Frank estaba muy satisfecho con el éxito de su empresa. Pero no era así para Forrest. Él quería expandir los negocios a otros países y se estaba emocionado de conseguir nuevos lanzamientos lo que, obviamente, lo llevaría a un imperio millonario. Sin embargo, él sabía que si dependía siempre de la compra de chocolate a otra empresa, sería imposible alcanzar su objetivo.

Entre tanto, aun en 1932, esa ambición llevó a Forrest a tener grandes discusiones con su padre, Frank, quien finalmente terminó por ceder ante la presión del hijo al otorgarle los derechos internacionales para la fabricación del Milky Way además de $50 mil dólares.

Con esto, Forrest se embarcó a Europa con su esposa e hijos, para nunca más volver a ver a su padre. Frank Mars murió de insuficiencia renal 15 meses después.
El emprendimiento en Europa.

A su llegada a Europa, Forrest no tuvo el éxito inmediato en el negocio de los chocolates. Entonces, él vio que la vida no era tan dulce como imaginaba. Mientras tanto, dio inicio a un negocio que no tenía nada que ver con su ramo, vendiendo cangrejos. Pera tan sólo después de algunos meses, finalmente volvió a los dulces.

Afirmó, durante este tiempo, haber “estudiado” bajo la tutela de las empresas de chocolates suizos de Jean Tobler, inventor del Toblerone y de Henri Nestlé, quien no necesita presentaciones. Pero, en realidad, fue contratado como operario en una fábrica de ambas empresas y, básicamente, hizo un sondeo a los secretos de sus jefes.

En 1933, Forrest se mudó a Inglaterra y comenzó una versión del Milky Way más adecuada al paladar británico. Lo invirtió todo en su emprendimiento, dejando a sus hijos y esposa sin condiciones de soportar la situación. Por esta razón, su familia regresó a los Estados Unidos, pero él se quedó.

Forrest fabricaba sus productos con chocolate obtenido de Cadbury y, finalmente, su empresa comenzó a crecer. En 1939, la Mars era la tercera mayor fabricante de dulces en Gran Bretaña.
El regreso a los Estados Unidos.

Sin embargo, en los albores de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno británico comenzó el cobro de impuestos a propietarios de empresas extranjeras. Con eso, Forrest optó por dejar el país en lugar de pagar los impuestos que eran excesivos, dejando a Colin Pratt, su empresario británico senior, como responsable de los negocios.

Pero no volvió a los Estados Unidos con las manos vacías. Mars sabía que el chocolate no vendía muy bien en los meses de verano, pues se derretía con el calor. Entonces tuvo una idea: un chocolate que no se derritiera en las manos. El hombre quería hacer esto en territorio americano.

Ahora, este es el punto donde la historia toma un rumbo misterioso. Ya había un dulce, hecho en Gran Bretaña, que era muy parecido con el que finalmente terminaría por convertirse en los M&Ms. Estos eran producidos por la Rowntreey eran llamados Smarties. Y sí, eran pequeños pedazos redondos de chocolate revestidos con conchas coloridas de azúcar.

¿Acaso Forrest conocía el producto de Rowntree? ¡Por supuesto! En realidad, algunos afirman que él y George Harris, jefe de Rowntree, eran muy buenos amigos. Además de esto, dicen que Forrest ya había viajado a Toronto, donde Rowntree estaba planeando su nueva fábrica en Canadá, para ofrecer asesoría y discutir asociaciones con algunos caramelos.

En fin, las asociaciones terminaron por no suceder, pero independientemente de eso, muchos sustentan que la inspiración de los M&Ms fueron los Smarties. Hay fuentes que señalan que Mars tuvo la idea desde la década de 1930, mientras observaba a los soldados de la Guerra Civil Española, que comían pequeños pedazos de chocolate envueltos en azúcar para que no se derritieran en sus dedos.
Cuando Hershey entro (nuevamente) en la historia.

Aun con su idea del chocolate que se “derrite en la boca y no en las manos”, Forrest volvió a solicitar la ayuda de Hershey. Se dirigió hasta el escritorio de William Murrie, que había quedado al frente de las operaciones de la empresa después de Milton Hershey, y le contó sus planes.

Algunas fuentes afirman que llevó a Murrie una muestra de los Smarties, pero Mars siempre negó cualquier relación con eso. William Murrie estuvo de acuerdo, pero le pasó la responsabilidad por la asociación a su hijo Bruce Murrie. Y, así, se dio el origen de los M&Ms. La primera “M” representa Mars y la segunda “M” significa Murrie.

Reservas de una de las tiendas de M&Ms esparcidas por el mundo.

Fue entonces que esta nueva empresa comenzó sus funciones en 1940 con ese nombre. Hershey contribuyó con el chocolate, 20% del capital, la fabricación del equipo, así como ingenieros para dejar la producción lista.

Después de que la fábrica comenzó a operar, Forrest no prestó atención a Murrie, ignorando todas sus ideas, hasta que, en 1949, la Mars compró la parte del socio por un millón de dólares. En aquella época, los M&Ms ya eran un enorme éxito, con 3 millones de dólares en ventas anuales. Y el resto de la historia ya la conoces: una variedad de este chocolate colorido y delicioso vendiéndose en el mundo entero.

Enlaces de interés: Mars