CIENTÍFICOS FINALMENTE CONFIRMAN QUE HABÍA VIDA EN LA TIERRA HACE 3.500 MILLONES DE AÑOS

Mientras más expertos exploren los orígenes de la vida en la Tierra, más sorprendentes se harán los descubrimientos.

Según los expertos, mucho antes de que los humanos aparecieran en la Tierra, las formas de vida llamaron a este planeta hogar hace unos 3.500 millones de años. Eso es mil millones, no millones.

Durante décadas, los científicos han debatido sobre los orígenes de la vida y las formas de vida más antiguas para llamar hogar a nuestro planeta.

Ahora, un nuevo estudio publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias utilizó técnicas de última generación para fechar los organismos más antiguos de la Tierra.

“El estudio describe 11 especímenes microbianos de cinco taxones separados, vinculando sus morfologías a las firmas químicas que son características de la vida. Algunos representan bacterias y microbios ahora extintos de un dominio de la vida llamado Archaea, mientras que otros son similares a las especies microbianas que aún se encuentran en la actualidad. Los hallazgos también sugieren cómo cada uno puede haber sobrevivido en un planeta libre de oxígeno “.

Sus resultados revelaron que las bacterias y los microbios ya se habían desarrollado en nuestro planeta hace tres mil millones de años, y pueden haber vivido en la Tierra durante mucho tiempo sin oxígeno o muy poco.

El estudio pionero fue dirigido por el paleobiólogo William Schopf de la Universidad de California-Los Ángeles y el geocientífico John Valley de la Universidad de Wisconsin-Madison.

Los investigadores analizaron bacterias y microbios ahora extintos que se descubrieron en 1982 en el Apex Chert, una formación rocosa ubicada en el oeste de Australia.

LOS ORGANISMOS FUERON ENCONTRADOS EN LA ROCA

Un ejemplo de uno de los microfósiles descubierto en una muestra de roca recuperada del Apex Chert. Crédito de la imagen: J. William Schopf, UCLA

Un acalorado debate que duró más de dos décadas

Los primeros resultados “controvertidos” fueron obtenidos por el profesor Schopf y su equipo en 1993, cuando, utilizando el análisis radiométrico, pudieron fechar el organismo fosilizado a hace 3,45 mil millones de años.

La roca que Schopf y su equipo analizaron resultaron ser la evidencia más temprana de la vida en la Tierra, y Schopf y su equipo dedujeron que ‘criaturas’ podrían haber existido en la Tierra mil millones de años antes de lo que cualquiera creía posible.

Estas afirmaciones suscitaron numerosas dudas ya que otros expertos argumentan que las afirmaciones de Schopf eran demasiado especulativas y que los organismos que había encontrado -invisibles a simple vista- no eran más que rocas de formas extrañas, minerales extraños que solo se asemejaban a organismos biológicos, pero finalmente no .

Sin embargo, han pasado más de dos décadas desde que Schopf hizo el descubrimiento, lo que significa que la tecnología ha mejorado mucho desde entonces.

El profesor Schopf encontró nuevas formas de analizar la muestra de roca después de haber desarrollado nuevos y revolucionarios métodos.

Según lo observado por los expertos , cualquier tipo de sustancia orgánica tiene una mezcla característica de isótopo de carbono. Por lo tanto, los científicos han identificado nuevos métodos para descubrir las diferencias entre los organismos. Cantando una herramienta muy rara, un espectómetro de masa de iones secundario, los expertos lograron separar los contenidos de carbono de cada fósil en isótopos. Esto les permitió medir la composición de isótopos de carbono de cada fósil por separado y compararla con rocas sin fósiles de la misma época.

LA TECNOLOGÍA MODERNA AYUDA A CONFIRMAR UNA TEORÍA DE LOS AÑOS 90

Después de medir la composición del isótopo de carbono de cada fósil por separado, Schopf y su equipo encontraron cómo la diferencia en las relaciones de isótopos de carbono entre los fósiles y la roca sin fósiles, lo que significa que su teoría de 1993 era correcta.

Se demostró que la roca, que tenía fecha (datada radiométricamente) de 3.500 millones de años, contenía los restos de una vida biológica temprana tan antigua como la roca en la que se encontraron los organismos.

Schopf y sus colegas conectaron relaciones específicas de isótopos de carbono con formas fósiles específicas, lo que les ayudó a identificar varios organismos antiguos.

Luego analizaron los microfósiles individualmente e identificaron cinco especies de las cuales dos se identificaron como fotosintetizadores, dos eran organismos que consumían metano y uno era un organismo productor de metano.

Referencia: J. William Schopf, Kouki Kitajima, Michael J. Spicuzza, Anatoliy B. Kudryavtsev y John W. Valley. Los análisis SIMS del conjunto más antiguo conocido de microfósiles documentan sus composiciones de isótopos de carbono correlacionadas con taxones. PNAS, 18 de diciembre de 2017 DOI: 10.1073/pnas.1718063115