Lo que el orden de nacimiento explica sobre ti y cómo afecta a tu personalidad

Anuncio

No es lo mismo ser el mayor de tus hermanos que el pequeño. ¿Y qué me dices de los que quedan en medio?

Está claro que el orden en que nacemos en nuestra familia determina en gran parte cómo va a ser nuestro crecimiento y nuestras experiencias, lo que marcará inevitablemente nuestra vida de adultos.

Y es que poco importa que los padres nos traten a todos por igual, al final siempre se establecen unos roles que moldean nuestra personalidad más de lo que creemos.

Aunque son generalizaciones y siempre hay excepciones, aquí tienes algunos rasgos que suelen asociarse al orden de nacimiento. ¿Te reconoces en ellos?
Los mayores suelen tener alma de líder

Laura Caseley para LittleThings

Ser el mayor te puede llevar a tener que llevar las riendas en muchas ocasiones. Cuando tienes hermanos pequeños acabas tomando responsabilidades por ellos, tus padres delegan más en ti y su confianza te hace actuar de forma más racional.

No es una regla matemática, pero muchos hermanos mayores acaban siendo un poco controladores.
Los mayores tienden a ser perfeccionistas

Laura Caseley para LittleThings

Ser responsable, tomar decisiones y responder a la confianza que se tiene en ti te puede llevar a desarrollar una personalidad perfeccionista.
Los medianos se sienten excluídos

Laura Caseley para LittleThings

Sin una identidad que los defina como “el más mayor” o “el más pequeño”, los medianos parecen sentir que no son “el más” nada. Esto puede provocar que su personalidad derive hacia la sobreactuación y es frecuente que les guste llamar la atención.
Pero los medianos tienen muy buenas habilidades sociales

Laura Caseley para LittleThings

Cuando tiendes a sentirte aislado dentro de casa no te queda otra que ponerte las pilas cuando estás fuera de ella. De acuerdo con la psicóloga Katrin Schumann, los medianos desarrollan mejores capacidades de negociación ya que crecen siendo el enlace entre el resto de hermanos y porque no suelen conseguir lo que quieren fácilmente; esto les hace ser más creativos.
Los pequeños son encantadores y divertidos

Laura Caseley para LittleThings

Nos guste o no, los pequeños crecen viendo cómo reciben más atención que el resto, entre otras cosas porque los mayores ya no necesitan tanta. Tanto amor y apoyo les hace sentir mucha confianza en sí mismos, y el hecho de tener “menos” responsabilidades les permite centrarse más en disfrutar, lo cual les lleva a tener una personalidad más despreocupada.

Anuncio

Los pequeños también pueden ser manipuladores

Laura Caseley para LittleThings

Si tienes hermanos pequeños seguro que piensas o has pensado alguna vez que siempre se salen con la suya. Lo cierto es que es fácil que jueguen el papel de víctima.

Los hermanos mayores suelen allanar el terreno a los que vienen detrás, lo que hace que los pequeños consigan lo que quieren sin problemas.
Los hijos únicos se parecen a los hermanos mayores

Laura Caseley para LittleThings

Igual que los primogénitos, los hijos únicos reciben mucha atención de sus padres, pero al contrario que ellos, esa atención nunca pasa a un hermano menor.

La personalidad perfeccionista y autoexigente de los hermanos mayores puede verse aún más marcada en los hijos únicos, siempre preparados por cumplir las expectativas de sus padres.

Además, el hecho de no tener siempre a alguien disponible para jugar o distraerse hace que a menudo se enfoquen en actividades enriquecedoras y a desarrollar una personalidad disciplinada.
Los hijos únicos tienden a relacionarse más con gente mayor

Laura Caseley para LittleThings

La “soledad” de los hijos únicos les hace madurar más temprano y les lleva a sentirse cómodos en compañía de personas más mayores.
Los gemelos y mellizos son muy empáticos

Laura Caseley para LittleThings

Crecer junto a un hermano de tu misma edad y compartir incluso los mismos rasgos físicos lleva a que los gemelos o mellizos desarrollen una gran capacidad de entender al otro. Esta característica es extrapolable a sus relaciones con los demás, tiene más facilidad para leer los sentimientos de otros.
Los gemelos o mellizos tienden a ser más competitivos

Laura Caseley para LittleThings

Casi todos los hermanos desarrollan habilidades competitivas, pero en el caso de los gemelos o mellizos es más notable. Pasan mucho tiempo juntos y se pasan la vida viendo cómo los demás no dejan de compararlos, lo cual puede provocar que desarrollen una personalidad extremadamente competitiva.

No es raro que los gemelos o mellizos tengan etapas en las que busquen soledad para intentar desarrollar una identidad propia.