El impresionante restaurante italiano construido dentro de un cueva natural

Anuncio

Italia es un país formidable lleno de cultura y magníficas obras de arte. Su geografía está salpicada de pequeños pueblos y grandes urbes con cientos de siglos de historia, paisajes sobrecogedores y personajes de leyenda. Además, ya sea con amigos o en pareja, la costa italiana ofrece rincones maravillosos para disfrutar de unos extraordinarios días de lujo y descanso.

El Hotel Grotta Palazzese, es sin duda uno de los lugares más increíbles en los que podrías hospedarte. Este pintoresco resort de lujo construido sobre un pequeño acantilado en la ciudad medieval de Polignamo a Mare, ofrece cómodas habitaciones con vistas al mar Adriático.

De entre las muchas experiencias que se pueden vivir en este lugar, la joya de la corona es su extraordinario restaurante, situado en una cueva natural de piedra caliza. Un lugar mágico y especial que no te puedes perder, aunque sea en fotos.
El restaurante Grotta Palazzese ofrece unas vistas maravillosas del mar Adriático.


Así como unas preciosas puestas de sol.


El lugar ya era utilizado en el año 1700, cuando la nobleza local se reunía en la gruta para celebrar sus fiestas y banquetes.


Hoy, los turistas pueden disfrutar de la mejor comida italiana y del marisco de la zona.


El restaurante está situado sobre un promontorio de 24 metros de altura desde el que se puede observar el poder de las olas del mar.


Ofrece un ambiente romántico, extraordinario para disfrutar en pareja.

Anuncio

Pero hay que tener en cuenta que la gruta solo está abierta entre los meses de mayo a octubre.


Como no podía ser de otra forma, además de la deliciosa comida, el restaurante cuenta con una amplia carta de vinos, nacionales y extranjeros, siempre de la mejor calidad.


Durante los desayunos y aperitivos también está muy concurrido.


El hotel, por su parte, ofrece 21 habitaciones que conservan el estilo medieval sin renunciar a niguna comodidad.


Algunas de ellas tienen balcón privado con vistas al mar y un magnífico solarium comunitario.

Un lugar mágico, sin lugar a dudas, en el que podrías emplear tus ahorros conseguidos gracias al reto de las 52 semanas.