“LOS SAGRADOS CORAZONES” UN CULTO A DIOSES PAGANOS. ESTE ES SU OSCURO ORIGEN”

Anuncio

“LOS SAGRADOS CORAZONES” UN CULTO A DIOSES PAGANOS. ESTE ES SU OSCURO ORIGEN”

_______________________________

EL CORAZÓN SANGRANTE DE LOS DIOSES FALSOS, VIVE DENTRO DEL CATOLICISMO ROMANO.

Nos fue enseñado que debemos adorar y honrar a la “madre de Dios” e igualmente a los “SAGRADOS CORAZONES DE JESÚS Y DE MARIA”

Parecía ser esta veneración a los SAGRADOS CORAZONES DE JESÚS Y MARIA, uno de los aspectos más tiernos y conmovedores de la religión. Pero…

¿Cuál es su origen? Veamos:
QUETZALCÓATL, señor de la vida y de la muerte de los indios aztecas representa al corazón sangrado de la religión babilónica que es nada menos que la deformación histórica del antiguo corazón de un dios pagano llamado “HEARTBAAL”.
¿saben quién era el dios BAAL? Nada menos que la razón por la que Dios mismo condenó a su pueblo de Israel por adorar a ese dios pagano.

BAAL era un dios pagano considerado el “hijo” del dios “EL”. En la mitología cananea se denominaba así (El) a la deidad principal, se lo conocía como «padre de todos los dioses», el dios supremo, “el creador”, “el bondadoso”.
Por lo general, se representa como un toro, con o sin alas. A su vez su hijo Baal era representado como un joven guerrero, pero también como un “toro joven” (becerro).
Durante la época de los hicsos, en Egipto fue identificado con SETH, un dios guerrero; también fue asociado a MONTU. Pero durante la dinastía XVIII su culto en Egipto sería denigrado. Era el dios de la lluvia, el trueno y la fertilidad.
En la Biblia BAAL es llamado uno de los falsos dioses, al cual los hebreos rindieron culto en algunas ocasiones cuando se alejaron de su adoración a Yahweh;
Fue adorado por los fenicios junto al dios Dagón (el más importante de su panteón).
O sea que el dulce “SAGRADO CORAZON DE JESUS O DE MARIA” no es más que la emulación o paralelo del mismísimo dios BAAL ahora deformado que imita al DIOS VERDADERO.

¿Quién es el imitador de nuestro Dios? El mismísimo satanás!

Así que, una vez más, Babilonia y sus dioses paganos viven libremente y son adorados dentro de la Religión Católica