Los españoles consumen alimentos transgénicos sin saberlo

Los españoles consumen muchos alimentos transgénicos o derivados de transgénicos sin saberlo ya que, aunque los productos alimenticios deben ser etiquetados como transgénicosen cuanto que el 0,9% del mismo esté modificado genéticamente, son “muy escasos” los alimentos que advierten esta condición en su etiquetado, según los expertos del pasado Congreso Nacional de Endocrinología y Nutrición.

Un alimento transgénico ha recibido un material genético en un laboratorio Un alimento transgénico es aquel que ha recibido un material genético de otro organismo mediante diversas técnicas realizadas en un laboratorio y que por vías naturales nunca podría haber llegado a adquirir.

Según la doctora María Teresa Mories, miembro del Comité Organizador de este encuentro, “no podemos saber con exactitud qué cantidad de transgénicos consumimos”. “Tenemos que considerar que productos como el maíz y la soja están presentes en más del 60% de los alimentos transformados y forman parte de diferentes aditivos, y que un importante porcentaje de estos vegetales que llegan a España proceden de países que cultivan transgénicos a gran escala”, ha explicado.

“Además, desconocemos si mucha de la carne, leche o huevos que consumimos provienen de animales alimentados con piensos transgénicos porque, aunque la legislación obliga a etiquetar los piensos transgénicos, no obliga, en cambio, a etiquetar el producto final”, apuntó la doctora Mories.

Las empresas incumplen la ley sobre el etiquetado de los transgénicos debido a la oposición de grupos ecologistas y poderes económicos a este tipo de alimentosPara el profesor Fernando González Candelas, miembro del Departamento de Genética de la Universidad de Valencia, las empresas incumplen la ley sobre el etiquetado de los transgénicos “debido a laoposición que a este tipo de alimentos ejercen algunos grupos ecologistas y diferentes poderes económicos y sociales”, pues “si una empresa decidiera etiquetar este tipo de alimentos como corresponde, estaría condenándose a su desaparición”.

Los expertos coinciden en destacar que, pese al importante potencial que los transgénicos tienen tanto para la nutrición como para la salud, no cabe pensar en una dieta única y exclusivamente basada en este tipo de alimentos. Para Vidal, la alimentación “debe pasar, ahora y en un futuro, por cualquier alimento que suponga una producción segura desde el punto de vista de la salud del consumidor”.