El Insólito Caso de Andrew Carlssin, el Hombre que vino del año 2.256 (Video)

Todos los que sean aficionados a la ufología y a la ciencia ficción en general estarán de acuerdo con que viajar en el tiempo sería fascinante. Todos hemos soñado alguna vez con viajar a través del tiempo, visitar culturas antiguas, resolver misterios, vivir aventuras, saber cómo será el futuro… todas las películas que hemos visto y los libros de ciencia ficción han creado un imaginario colectivo acerca de los viajes en el tiempo, pero… ¿Cómo de posibles son este tipo de viajes? Mucha gente cree que nunca lo serán, pero muchos otros, incluídos científicos reputados no lo ven tan improbable.

Y es que si los viajes en el tiempo son posibles en el futuro, pueden habernos visitado ya. Tal es el caso del presunto viajero del tiempo del que hablamos en este artículo. Andrew Carlssin, el cual dijo al FBI que era un viajero del tiempo, concretamente del año 2256, y que tenía pruebas para demostrar lo que contaba.

En el año 2003, un hombre llamado Andrew Carlssin fue investigado por el FBI, a petición de la SEC (Securities and Exchange Commission) por estar bajo sospecha por uso de información privilegiada

La investigación nació producto que la Comisión de Seguridad de Intercambio de Valores decretó que Carlssin consiguió aumentar su cartera de inversiones de 800 a 350 millones de dólares en sólo dos semanas. En dicho interrogatorio Carlssin, de 44 años, señaló que él viajó en el tiempo desde 200 años en el futuro, y que su conocimiento era lo que le permitió obtener su fortuna.

“Era demasiado tentador para resistirse. En 2256 el conocimiento acerca de la inestabilidad del mercado de valores es algo que es tan común que cada persona que conoce la historia del mercado de valores puede tomar ventaja de ello”, consignó Carlssin.

VER ► ¿Viajeros en el Tiempo observando la I Guerra Mundial? El Insólito caso de Agnes Whiteland (Video)

Con el fin de corroborar sus afirmaciones, Carlssin facilitó algunas predicciones, como la fecha exacta de la invasión de Irak, y se ofreció a dar la ubicación de Osama bin Laden y la cura para el SIDA a cambio de dejarlo “volver a su nave”.

Asimismo, se negó a dar a conocer la ubicación de la supuesta “máquina del tiempo” y discutir la forma en que iba a funcionar, por temor a que la tecnología podría caer en las manos equivocadas.

Sumado a esta inexplicable historia coincidió en que no existían antecedentes de él en ningún lugar. Incluso la foto impresa en el New York Times demostró que ningún ciudadano conocía antecedentes acerca de él.

En la actualidad la SEC y el FBI, niegan haber tenido relación con Carlssin. Mientras que el abogado Carlssin señaló que deberían haberse reunido en una audiencia judicial el 2 de abril de 2003, pero no se presentó, simplemente desapareció.

Algunos dudan de medios de comunicación encargados de difundir esta noticia, como Weekly World News, debido a que este no tiene una credibilidad de importancia.