Ella lleva 16 años con anorexia. Hoy pide ayuda a gritos: “Tiene que haber una forma de sanar”

Anuncio

Comía solo 100 calorías y se ejercitaba 10 horas al día.

En la escuela, le tiraban comida en el comedor y la molestaban porque tenía sobrepeso, cuando tenía 13 años. El bullying que soportaba a diario, por parte de sus pares, la llevó a luchar por esos “kilos de más”, y se transformó, con el paso del tiempo, en una manera insana de perderlos; cayó en un trastorno de la conducta alimentaria.

Tal como explica BBC Mundo, se estima que 7 de cada mil mujeres y 1 cada mil hombres, sufren de algún trastorno alimenticio, como es la bulimia, o la anorexia. Stephanie Rodas, de Nueva York, sufre de anorexia, desde que tenía solo 13 años.
Ha estado al borde de la muerte, por 13 años, y llegó a pesar solo 24 kilos siendo una mujer adulta. Una vida que ella solo quería escapar.

Cuando tenía 17 años, su familia decidió internarla en una clínica en Nueva Jersey porque su cuerpo ya era demasiado delgado. La familia no sabía que en ese lugar, ella estaba peor: las chicas que también tenían anorexia, le compartían más trucos para adelgazar.

“Me llevaron a un centro de tratamiento”. Me dieron más consejos y trucos de las chicas de allí y empecé a estar dentro y fuera de los centros de tratamiento durante años”.

Anuncio

-Stephanie Rodas, a The Doctors–The Doctors

A los 23 años, este joven intentó frenar su enfermedad con yoga y nutricionistas; pero no sirvió de nada. Todo empeoró, cuando en febrero, su hermana Janete, la encontró inconsciente en su departamento en Nueva York, ya que había ingerido muchos analgésicos: “Durante aproximadamente tres días no sabíamos si ella se despertaría”, declaró la hermana en The Doctors.

Después de estar internada, ella pide ayuda a gritos. Por eso, fue al programaThe Doctors, para encontrar una solución a sus graves problemas con la alimentación.

“Tiene que haber una forma de sanarme”, dijo entre lágrimas en el programa.

Los médicos del programa, enviaron a la joven a tomarse una serie de exámenes, para medir su estado metabólico, cómo está su sangre y su corazón. Ese será el primer paso del tratamiento para su recuperación.