Tiraron a su perra de 6 meses por la ventana y la Juez les dedica unas demoledoras palabras en una inaudita condena

La juez Pilar de Lara, ha dictaminado un auto sin apenas precedentes en España, con claridad, solidaridad, humanidad y haciéndose con las voces de miles de personas que cada vez están más concienciadas acerca del bienestar animal.

Leer sus palabras es volver a tener esperanzas de que algo está cambiando, lento pero imparable.

Falta aún mucho, y más en España, pero esto ya no lo para nadie.

Pilar es titular del Juzgado de Instrucción Número 1 de Lugo, y acaba de dictar una orden de alejamiento para Katalina, una perra que fue arrojada al vacío por sus dos dueños. Dicha decisión apela a la seguridad de la cachorra, de apenas 6 meses, y busca su seguridad apartándola de las personas que la maltrataron causándola heridas graves.

Recogemos sus palabras a continuación. Se puede decir más alto, pero no más claro.

“Quien desprecia la vida hasta el punto de maltratar o abandonar a un animal, habitualmente también despliega su instinto agresivo contra una mujer, los hijos, menores, ancianos, vecinos u otros ciudadanos a los que considera inferiores”.

“Una de las más deplorables y despiadadas caras que es capaz de mostrar la violencia, y evidencia hasta dónde puede llegar la crueldad y la perversidad humana, es la que se ejerce contra los animales”.

“Nuestra norma suprema (Constitución Española) no incluye mención alguna al bienestar” animal, recuerda Pilar de Lara, “por ello es que, en esta convulsa época de la Historia en la que con ardor se viene defendiendo una reforma constitucional, no esté de más recordar que otros sectores ponen este ímpetu reformista en la necesidad de dotar de rango constitucional la protección de los animales”.

“Anualmente miles de animales son maltratados y abandonados, en ocasiones sometidos a actos de extraordinaria crueldad, mutilaciones, sacrificios innecesarios, inanición o condiciones higiénicas deleznables o simplemente son matados, torturados, extenuados o desechados por inservibles, por una incomprensible diversión en determinados espectáculos públicos o deportivos”.

“Clama al cielo que a fecha actual en determinados ámbitos se sigan cosificando y mercantilizando a los animales, negándoseles su condición de seres vivos y sintientes, lo mismo que en su momento se negaban los derechos a los esclavos y a las mujeres”.

“Ante la gran asignatura pendiente de poder disponer en algún momento de la ansiada ley estatal de protección animal”, concluye, “las comunidades han ido haciendo sus leyes” y hoy existe una “gran disparidad”, de tal manera que “lo que está prohibido en un territorio está permitido en otro”.

“Aun reconociendo los pequeños logros conseguidos en la última década por impulso de la normativa europea y, fundamentalmente, por la presión y lucha denodada, constante e inquebrantable de asociaciones animalistas y ecologistas”.

“Sorprende que, a estas alturas, no se hayan fomentado políticas dirigidas a hacer efectivo el derecho al bienestar de los animales, con la concienciación social ya desde la infancia para lograr reconocer que son seres capaces de sentir placer, miedo, dolor, ansiedad o estrés”.

“Este fracaso, junto con el de las políticas de prevención, reeducación y concienciación” provoca, ejemplifica la magistrada de Lugo, que se dicten “leyes que criminalizada determinadas razas como potencialmente peligrosas, puesto que aparte de las ocho razas clasificadas por el Estado cada comunidad puede incluir las que considere”.

La perra se encuentra recuperándose de las lesiones ya que tuvieron que reconstruirle los fémures rotos. Los agresores no podrán acerarse a ella a menos de 500 metros ni tener ningún contacto con sus futuros adoptantes.