Con este genial truco, tu ropa interior volverá a ser blanca como el primer día

Anuncio

La elección de la ropa interior es algo muy personal. Hay a quien le gustan los colores más chillones y divertidos, otras personas prefieren tonos oscuros, más sensuales y también hay quien, directamente no utiliza.

Sea cual sea nuestra predilección si hay algo que no puede faltar en nuestro cajón de la ropa íntima es unos pares de sujetadores, bragas o calzoncillos blancos. No se porque extraña razón nos atrae tanto este color, con lo poco agradecido que es para las manchas, pero así es.

Con unos pocos usos no es raro que estas prendas empiecen a volverse amarillentas, o grisáceas. Además, al estar confeccionadas con tejidos delicados utilizar un blanqueador tradicional puede destrozar la prenda. Pero con el truco que os vamos a mostrar esto ya no será un problema. En las imágenes utilizamos un sujetador, pero sirve para blanquear cualquier pieza de ropa interior.

Para blanquear nuestra ropa interior necesitaremos:
1 barreño de plástico
Agua tibia (no caliente)
2 cucharadas de sal
1 cucharada de carbonato de sodio
1 cucharada de detergente
Llenar el barreño con agua tibia y añadir los ingredientes. Remover hasta que quede una mezcla homogénea

Introducir la prenda y dejarla en remojo durante unos 15 minutos. Si la ropa está especialmente amarilla puedes dejarla 30 min. A continuación, y sin sacarla del cubo, frótala consigo mismo para acabar de limpiarla

Para terminar enjuagamos en agua tibia y ya está casi lista, solo faltará ponerla a secar

Como ya os hemos comentado antes, este truco sirve para cualquier pieza de ropa interior. Pero no queda ahí la cosa, también podemos blanquear blusas, camisetas y camisas. Ya veis que, con muy poquito, se pueden conseguir resultados espectaculares.

Anuncio