20 mitos de los libros de historia que muchas personas todavía creen

Gracias al efecto de verdad ilusoria, a menudo terminamos rodeados de grandes mentiras. Y la historia mundial, en este sentido, no es una excepción. Algunas de las cosas que aprendimos en la escuela resultaron ser pura ficción.

Hoy hemos propuesto romper con distintos mitos históricos, algunos incluso llevados al cine, para contarte la historia real que pocos conocen. ¡Agárrate fuerte, aquí vamos!

Mito #20. Los griegos regalaron un caballo para conquistar la ciudad de Troya.

Verdad: el objetivo, realmente, era la conquista de la ciudad de Troya, pero, por desgracia, no existió tal regalo insidioso. Sí, en cambio, los griegos inventaron un mecanismo de asedio único remotamente parecido a un caballo. Esto fue lo que les ayudó a derrumbar la muralla y penetrar en la legendaria ciudad.

Mito #19. Arquímedes descubrió su principio cuando estaba en el baño.

Verdad: en realidad, el agua que se desborda de la bañera no tiene nada que ver con la famosa flotabilidad descubierta por Arquímedes. Este método solo permite medir el volumen de un cuerpo. Sin embargo, no está descartada la hipótesis de que Arquímedes se haya inspirado en los procedimientos del baño.

Mito #18. Dmitri Mendeléyev vio la tabla periódica de los elementos en un sueño.

Verdad: el científico mismo desmontó esta leyenda al asegurar lo siguiente: “Reflexioné sobre esto, al menos, durante 20 años, pero ustedes piensan que estaba sentado y de repente… listo”. De hecho, la historia de verlo en sus sueños la inventó su amigo A. A. Inostrancev para entretener a sus alumnos.

Mito #17. Cleopatra era de origen egipcio.

Verdad: la famosa reina de Egipto era de origen griego. Cleopatra nació en Alejandría. Ella era descendiente de la dinastía ptolemaica, que tomó el control de Egipto tras la muerte de Alejandro Magno. Por cierto, te interesará saber que Cleopatra fue la primera de su familia que aprendió el idioma egipcio.

Mito #16. Las pirámides fueron construidas por esclavos.

Verdad: existen evidencias convincentes de que esas majestuosas tumbas de los faraones no fueron construidasni por esclavos, ni por judíos, sino por personas libres, con un contrato e incluso por profesionales de la época en las artes de la construcción.

Mito #15. Diógenes vivía en un barril.

Verdad: en realidad, Diógenes nunca pudo vivir en un barril, básicamente, porque los antiguos griegos no sabían cómo elaborarlos. Vivía en lo que se conoce como pithos, una especie de gran vasija de arcilla en la que se almacenaba aceite, vino y que incluso servía para enterramientos.

Mito #14. Solo los hombres podían ser piratas.

Verdad: una mujer en un barco era una señal de mala suerte, pero solo si ella era… ¡una pirata! Sorprendentemente, los hombres no fueron los únicos que surcaron los mares y se dedicaron a la búsqueda y caza de tesoros. Las mujeres protagonizaron una competencia más que digna, tan mortal y cruel como sus homólogos masculinos.

Mito #13. Los aborígenes se comieron al Capitán Cook.

Verdad: James Cook fue asesinado a causa de los rumores sobre el asesinato de varios hawaianos por parte de los británicos, así como por su extraño comportamiento. Todo esto empujó a los nativos a emprender diversas acciones hostiles.

Y mientras los británicos entraron en pánico, los hawaianos mataron a Cook, presumiblemente golpeándolo en la nuca con una lanza. Pero nadie se lo comió.

Mito #12. Los gladiadores siempre se mataban entre sí cuando luchaban.

Verdad: los luchadores más valiosos y mejor entrenados costaban mucho dinero, eran artistas de la lucha, cuestión que les permitió vivir durante mucho tiempo. Diversos análisis de esqueletos y lápidas demuestran que hubo gladiadores que protagonizaron más de 100 peleas durante su vida y vivieron aproximadamente de 25 a 30 años, dato que coincide con la esperanza de vida media en el Imperio Romano de aquella época.

Mito #11. Los vikingos llevaban cascos con cuernos.

Verdad: en el imaginario de cualquier persona, el vikingo siempre aparecerá como una bestia barbuda con un casco con cuernos sobre su cabeza. Pero no existe hallazgo arqueológico alguno que confirme que los vikingos fueran fanáticos de esta moda.

Además, los cascos con cuernos no son lo suficientemente prácticos y hacen al guerrero más vulnerable. Así que si los vikingos los usaban, sería para fines rituales, pero no en combate.

Mito #10. Antes de marchar a las Cruzadas, los caballeros ponían cinturones de castidad a sus esposas.

Verdad: todo el mundo ha visto en el cine una prenda de este tipo, una especie de cinturón de castidad en pro de garantizar la fidelidad absoluta de la persona amada. Pero, en realidad, nunca se han usado y todas las historias relacionadas con ello son pura mitología.

El cinturón de castidad en femenino no es más que un símbolo devoto, mientras que el modelo masculino se asemeja más a una pieza de la armadura.

Mito #9. El Rey Arturo era un hombre real.

Verdad: el Rey Arturo nunca existió como persona física. Lo más probable es que su nombre se haya atribuido a otro conocido en la historia tradicional con otro seudónimo. Y hay muchos candidatos en la época que podrían ser identificados con este legendario rey.

Mito #8. Mozart fue envenenado por Salieri.

Verdad: no existe motivo alguno ni deseo que justificase que Salieri quisiera asesinar a Mozart. Era muy famoso y con más éxito entonces que su presunta víctima. Por eso, tanto la envidia como el asesinato, quedan excluidos. Incluso en vida, Salieri fue absuelto de tal causa y en más de una ocasión.

Mito #7. Todas las estatuas antiguas son blancas.

Verdad: el arte antiguo está fuertemente asociado al color blanco. Pero sorprende saber que tanto los edificios públicos como las estatuas eran de colores. Y esas pinturas con el paso del tiempo se desgastaron, porque eran minerales con una base orgánica. Las bacterias descomponen la materia orgánica y, como consecuencia de ello, los tintes se caen.

No obstante, hoy podemos conocer los colores reales del arte antiguo, simplemente, con la ayuda de la luz ultravioleta.

Mito #6. Vincent van Gogh se cortó la oreja él mismo.

Verdad: esta leyenda incluso ha dado nombre a un síndrome en el que una persona enferma se realiza una intervención quirúrgica en su propio cuerpo o exige a otra persona que lo haga por él.

Pero Van Gogh no se cortó la oreja. En realidad, perdió el lóbulo de su oreja durante una pelea con su amigo Gauguin. ¿Qué podría ser peor?.

Mito #5. Walt Disney dibujó a Mickey Mouse.

Verdad: nos hubiera gustado, pero no fue así. Mickey fue obra de un famoso animador de Disney: Ub Iwerks. Pero eso no quiere decir que Walt Disney no contribuyera a la creación del famoso personaje. Cuando aparecieron los dibujos animados con sonido, él puso voz a este entrañable ratón.

Mito #4. Los cowboys adoraban los duelos.

Verdad: ¡oh, esos espectaculares duelos de cowboys! Ese cálido mediodía en un lugar frecuentado de la ciudad, con un sol abrasador, plantas secas y ningún valiente dispuesto a batirse en duelo. Los cowboysraramente arreglaban las cosas desafiándose a vida o muerte. Este estereotipo nos lo inculcó el cine western.

Mito #3. Iván el Terrible de Rusia mató a su hijo.

Verdad: no hay información en ninguna crónica de la época que especifique que la muerte de Iván Ivánovich de Rusia, hijo de Iván IV El Terrible, fuese violenta. Además, resulta convicente esta idea si se tiene en cuenta la carta del zar a Moscú que especifica que su hijo murió de una enfermedad. Todo ello ha sido corroborado por investigadores modernos.

Mito #2. Las matemáticas están excluidas de la lista de premios Nobel porque la esposa de Alfred Nobel lo engañó con un matemático.

Verdad: es extraño, te sorprenderá, pero no por ser menos cierto. Alfred Nobel nunca estuvo casado. No se concede premio Nobel alguno por los logros en el campo de las matemáticas porque se considera una ciencia abstracta.

Mito #1. Los espartanos arrojaban a los recién nacidos “enfermos” por un precipicio.

Verdad: este mito fue refutado por investigadores modernos. Según las leyendas, a los recién nacidos que estimaban “no sanos“ o ”no bien formados”, se los consideraba una carga, por lo que eran conducidos al Apótetas, lugar de abandono, al pie del monte Taigeto. Analizando los huesos extraídos de esa zona, se encontraron restos pertenecientes a 46 hombres, de entre 18 y 35 años de edad. Por lo tanto, ningún bebé fue arrojado, al menos, desde allí.