10 Maneras de diferenciar con una sola mirada si un fruto es químico o natural

Desde hace tiempo sabemos que los pesticidas y nitratos son extremadamente peligrosos para el cuerpo humano. En el supermercado perdemos mucho tiempo decidiendo qué fruta y verdura comprar y cuál es mejor evitar. Pero ¿realmente sabemos elegir de forma correcta las zanahorias, papas y manzanas?

Aquí algunos consejos que te ayudarán a identificar las frutas y verduras seguras y saludables. Al final del artículo te hemos preparado un breve apunte con recomendaciones generales.

1. Zanahorias

Las zanahorias grandes con un color naranja vivo siempre llaman la atención de los clientes, pero su aspecto en realidad es bastante artificial. Elige aquellas más pequeñas y no tan saturadas. Recuerda también que en las hortalizas sanas no hay lugar para las manchas extrañas.

2. Papas

La patata absorbe muy bien los productos químicos, por lo que hay que ser precavidos a la hora de comprarlas. Selecciona los tubérculos de tamaño medio. Incluso si presentan puntitos negros, siempre se pueden quitar. Pero las papas grandes y lisas, sin duda contienen sustancias nocivas.

Consejo: pincha con tu uña su cáscara y si se produce un sonido crujiente, la papa es apta para su consumo, no tiene pesticidas.

3. Tomates

Con los tomates es todo un poco más fácil: los frutos sanos tienen la piel fina y su carne es de un color homogéneo. Si el tomate al tacto parece de plástico y la carne presenta visibles rayas blancas, entonces alberga nitratos. También debes prestar atención al tallo: un tomate normal lo tiene pequeño.

4. Pepinos

Comprando pepinos fuera de temporada puedes estar completamente seguro de que han sido tratados con parafina. Comer estos pepinos sin pelar no es nada recomendable. Si cortas un pepino y en su interior no se aprecian semillas, tíralo sin dudarlo: en estos frutos hay numerosas sustancias peligrosas.

Consejo: a la hora de comprarlos, fíjate en la cola del pepino. Debe ser resistente y, el pepino en sí mismo, duro.

5. Col

Elegir un repollo sin presencia de pesticidas resulta bastante sencillo. Inspecciona la col y asegúrate de que no albergue ninguna mancha. Si las hojas del repollo están limpias, son finas y de color uniforme, todo está bien, puedes comprarlo.

6. Manzanas

Una de las frutas que alberga mayor cantidad de nitratos sigue siendo la manzana. Opta por aquellas que son de menor tamaño, verdosas y con pequeñas imperfecciones y deja en el mostrador las brillantes de rojo vivo, sin una sola mancha y que parecen de película.

Consejo: para comprobar si una manzana tiene productos químicos, cúbrela con agua hirviendo. Si en la piel apareció una película aceitosa, ha sido tratada con parafina, mezclada con otras sustancias.

7. Calabazas

Al seleccionar una calabaza resulta necesario prestar atención a su superficie. Si su piel está limpia y es lisa, buena señal, pero si presenta rayas fibrosas que no son rectas, así como manchas oscuras desconocidas, esto nos revela un alto contenido de pesticidas.

8. Fresas

La fresa se vende durante todo el año, pero incluso en su época, no está exenta de nitratos y otras sustancias nocivas. Para evitar riesgos al comprarlas, recuerda que las naturales no destacan por una apariencia idealy si su color es demasiado vivo, lo más probable es que hasta haya sido “pintada”. Ojo con los puntos negros, los provocan los nitratos. Y por último, si no percibes un olor natural a fresa, mejor compra en otro sitio.

Consejo: lava las fresas con agua fría. Si al pasar una hora no empieza a soltar su jugo, eso es síntoma de que estuvieron sometidas a tratamientos químicos.

9. Sandías

Fuera de temporada, las sandías están repletas de nitratos. La cáscara de una sandía no tratada con sustancias químicas debe presentar contrastes y su colita estar seca. Al cortarla, no te olvides de que si la carne es de color rojo vivo con fibras amarillas, ya es síntoma de la existencia de nitratos. Las fibras de una sandía “buena” son de color blanco.

10. Cerezas

Las cerezas también son muy utilizadas y a menudo se someten a un proceso de pulverización con productos químicos. Saber cuál elegir no resulta difícil: las buenas cerezas son de color vivo y uniforme, las de color apagado con manchas blanquecinas en la piel nos indican la presencia de pesticidas.

Consejo: cubre las cerezas con agua hirviendo y tapa el recipiente. Si al pasar un rato el olor a cereza no cambia, todo está bien.

Recomendaciones que debes tener en cuenta:

Compra frutas y verduras solo en lugares de fiar, dando preferencia a las locales y de temporada.
Evita frutos demasiado bonitos, brillantes y de idéntico tamaño que, por otra parte, carecen de olor.
Eligiendo entre distintos productores, pesa con la mano los frutos del mismo tamaño y compra aquellos que resulten más pesados.
Lava cuidadosamente la fruta y verdura para pelarla quitando una capa gruesa de cáscara. Si es posible, somete los frutos a un tratamiento térmico.
No dudes en pedir al vendedor los documentos donde se explica el lugar de cultivo de todo lo que se vende. Esto te ayudará, por ejemplo, a evitar la compra de uvas importadas que se anuncian como autóctonas de tu localidad.