LOS PELIGROS DE USAR LA FAMOSA PASTA DENTAL COLGATE

Anuncio

ALARMANTES DESCUBRIMIENTOS

El instituto farmacéutico e investigaciones de Nueva Delhi (India), ha confirmado la presencia de nicotina en la pasta de dientes Colgate.

El contenido de nicotina en 1 gm de pasta dental es el equivalente a fumar 8 cigarrillos. Esto quiere decir que si una persona se cepilla los dientes diariamente y utiliza por lo menos 1 gm de pasta dental, ella o él están consumiendo INDIRECTAMENTE la nicotina de 8 cigarros.

También el contenido de fluoruro en la pasta es de más de 1 miligramo por litro, dentistas alrededor del mundo han confirmado que cualquier pasta dental con 1 m/litro de fluoruro no es una pasta dental, es veneno.

El fluoruro causa debilitamiento en los huesos, enfermedades como: Osteoporosis, artritis, fracturas, infertilidad, Alzheimer, Cáncer y es un excelente adormecedor entre otras cosas.

En la segunda guerra mundial los rusos y nazis ocupaban altas dosis de Fluoruro para MANTENER TRANQUILOS A LOS PRISIONEROS.

Basta con leer las advertencias al reverso de la pasta dental que dicen literalmente:
“Mantenerse fuera del alcance de los niños menores de 6 años. Si la tragas accidentalmente, acude a tu médico o llama al centro de control de VENENOS”

Así es que amigos y amigas, para obtener más salud busquemos pasta dental sin fluoruro y por favor, sin nicotina!

Estudios Toxicológicos Fueron Ocultado de la Opinión Pública

Según el informe desatacado en Bloomberg, 35 páginas de resúmenes de los estudios toxicológicos realizados sobre el triclosán fueron retenidos inicialmente por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

Sólo estaban disponibles a través de una solicitud a la Ley de Libertad a la Información del Consejo de Defensa de Recursos Naturales (NRDC). Los resúmenes de toxicología ya están disponibles en el sitio web de la FDA.3

Un punto fundamental que se había señalado antes es que la FDA confía en la ciencia respaldada por la compañía para “probar” que un medicamento o producto es seguro y eficaz. Esto a pesar del hecho de que la investigación financiada por la industria casi nunca es imparcial gracias a los conflictos de interés obvios y masivos…

Mucha gente todavía no toma esto en consideración. Ellos creen que cuando un producto es “aprobado por la FDA” significa que la FDA ha realizado algún tipo de estudio científico independiente. No, ¡no es así!

En el mejor de los casos la FDA revisa cuidadosamente los estudios presentados, pero solo se enfocan en lo que les conviene y en otras estrategias que pueden sesgar el perfil de seguridad. Según el informe presentado:

“Las páginas publicadas recientemente, tomadas junto con las nuevas investigaciones sobre el triclosán, plantean interrogantes sobre si la agencia hizo la debida diligencia en la aprobación total hace 17 años, y si su aprobación debe ser parte de la nueva investigación, dijeron tres científicos que revisaron las páginas en petición de Bloomberg News.”

El Triclosán Es Uno de los Disruptores Endocrinos Más Prevalentes en el Mercado

Por ejemplo, algunos estudios en animales mostraron que el triclosán causó malformaciones óseas fetales en ratones y ratas. Colgate afirmó que los hallazgos eran irrelevantes. Pero que las deformaciones óseas podrían afectar los efectos hormonales, que afectan el sistema endocrino. También hubo aparentes debilidades en los estudios de Colgate sobre cáncer.

Substancias químicas que perturban el sistema endocrino son motivo de gran preocupación, ya que pueden promover una amplia variedad de problemas de salud, entre ellos: cáncer de mama, de ovario, de próstata y testicular, bebés prematuros y con bajo peso al nacer, pubertad precoz en las niñas, y testículos no descendidos en los varones.

De acuerdo con Thomas Zoeller, profesor de biología en la Universidad de Massachusetts Amherst que se especializa en la manera en que los productos químicos afectan el sistema endocrino, se estima que hay de 800-1000 disruptores endocrinos en el mercado.

Pero triclosán es uno de los 10 principales utilizado regularmente por la mayoría de las personas. Posteriormente, la eliminación de triclosán puede tener un impacto mucho mayor que la eliminación de otras sustancias químicas.

Otras Substancias Desinfectantes que Pueden Causar más Daño que Bien

Un reciente artículo en la revista Scientific American4 también discute una nueva investigación que muestra que otros desinfectantes domésticos comunes también producen efectos adversos para la salud. El estudio, publicado en Reproductive Toxicology,5 evaluó la toxicidad reproductiva de cloruro de alquil dimetil bencil amonio (ADBAC) y del cloruro de didecildimetilamonio (DDAC).

Estos dos desinfectantes se encuentran comúnmente en productos desinfectantes comerciales y residenciales. (Estos productos químicos cuaternarios se conocen comúnmente como “quats”). Las ratas expuestas a estos químicos tomaron más tiempo para quedar embarazadas y tuvieron camadas más pequeñas. También tuvieron más abortos involuntarios y fetos más angustiados. El cuarenta por ciento de las hembras expuestas murió a causa de las dificultades de parto. Según los autores:

“Los resultados sugieren que los compuestos de amonio cuaternario afectan tanto a la capacidad de la madre para lograr y mantener el embarazo, y al feto en desarrollo… La exposición a largo plazo disminuyó la fertilidad y la fecundidad y causó mortalidad por depresión en una manera dependiente a la dosis. Este estudio resalta la importancia de probar la toxicidad de las mezclas sobre los compuestos individuales.”

Los Problemas de Seguridad son a Menudo Encontramos por Casualidad…

Una nota interesante aquí es la historia pasada de cómo los investigadores fueron motivados a investigar estos productos químicos (ADBAC y DDAC) en el primer lugar. De acuerdo con Scientific American:

“Hunt y Hrubec lo descubrieron inesperadamente. Ambos observaron problemas de reproducción en los ratones investigados en sus instalaciones separadas después de cambiar a los productos desinfectantes que contienen la combinación quat. Hunt determinó que los residuos quat en los materiales almacenados contribuyeron a fallos de reproducción y resultados adversos en el embarazo.

Para Hunt, la experiencia fue un deja vu: En 1999, ella descubrió lo que era entonces un químico poco conocido, “bisfenol A,” en las botellas de agua que imitaban los estrógenos y dañan los niveles de hormonas en sus ratones de laboratorio. El hallazgo ayudó a estimular la investigación de los riesgos para la salud asociados con el BPA. Hunt dijo que los dos incidentes ilustran un problema en la forma en que las sustancias químicas nuevas y existentes están reguladas en los Estados Unidos. Miles de productos se han lanzado al mercado en las últimas décadas con poca información sobre los posibles impactos en la salud, ella dijo. ‘La responsabilidad recae realmente en los consumidores por determinar qué productos son seguros. Eso no está bien.’

Si tenemos en cuenta esta cadena de eventos, realmente plantea preguntas acerca de la exactitud de cualquier número de estudios en los campos que no tienen relación alguna. Un investigador puede utilizar animales para estudiar, por ejemplo, los efectos de un medicamento en particular, y dependiendo del jabón que usan para limpiar el laboratorio, los resultados de salud de los animales pueden desviarse, para bien o para mal. En la mayoría de los casos, nunca pueden poner cuatro juntos, a menos que cambien los productos de limpieza en medio de un juicio y noten alteraciones repentinas en los resultados de su investigación que no puedan ser explicados…

Anuncio