¿Sabes por qué la Flor de Loto es uno de los símbolos más antiguos y profundos de nuestro planeta?

Anuncio

La flor de loto es una especie de flor acuática con muchos significados para los países del Este, especialmente Japón, Egipto y la India. Se considera sagrada y es uno de los símbolos más antiguos y más profundo de nuestro planeta. En las enseñanzas del budismo y el hinduismo, la flor de loto simboliza el nacimiento divino, el crecimiento espiritual y la pureza del corazón y la mente.

flor de loto simbolismo

El significado de la flor de loto comienza en sus raíces – ¡literalmente! Es un tipo de lirio de agua, cuyas raíces se fundamentan en el barro y el lodo de estanques y lagos. El loto sale a la superficie para florecer con notable belleza. El simbolismo es especialmente esta capacidad para hacer frente a la oscuridad y florecer, tan hermosa y tan especial para muchos.

Por la noche los pétalos de la flor se cierran bajo el agua. Antes del amanecer, se eleva desde las profundidades a la altura de la superficie de nuevo, donde abre sus pétalos. Debido a este ritualismo, los antiguos egipcios asociaron la flor de loto con el dios del sol Ra, porque la flor se cierra por la noche y se abre cada mañana con el resurgimiento del sol.

También es la única planta que regula su calor interno, manteniéndolo alrededor de 35 ºC, es decir, a la misma temperatura del cuerpo humano. Otra característica distintiva es su semilla, que puede durar más de 5000 años sin agua, esperando simplemente a la condición ideal de humedad para germinar.

La leyenda de la flor de loto en el budismo

En la leyenda budista se informa que cuando Siddhartha, quien más tarde se convirtió en Buda, dio sus primeros siete pasos en tierra, siete flores de loto brotaron. Así, cada paso representa un paso más en el crecimiento espiritual.

Los Budas en meditación son representados sentados sobre flores de loto, y la expansión de la visión espiritual en la meditación (dhyana) se simboliza por la apertura de los pétalos de las flores de loto, que pueden estar totalmente cerrados, semi-abiertos o completamente abiertos, dependiendo de la etapa de expansión espiritual.

Leyendas egipcias de la flor de loto

La flor de loto es una planta sagrada en el antiguo Egipto, donde se representa el interior de las pirámides y palacios antiguos de Egipto. Según una leyenda, la flor se relaciona con la creación del mundo y el ombligo del Dios Vishnu, donde nació una flor de loto brillante y donde habría surgido otra divinidad, Brahma, el creador del cosmos y del hombre. Otra leyenda egipcia dice que el dios sol Horus, también nació de una flor de loto.

La leyenda de la flor de loto en el hinduismo

En la India, una pequeña leyenda cuenta la historia de la creación:

Un día, se reunieron en una conversación en el borde de un lago tranquilo y rodeado de hermosos árboles y flores de colores, cuatro hermanos legendarios. Eran el fuego, la tierra, el agua y el aire.

Como eran raras las oportunidades que tenían para estar todos juntos, comentaron hablando de cómo habían quedado atrapados en sus oficios, con poco tiempo libre para las reuniones familiares. Pero el agua les recordó a los hermanos que estaban cumpliendo la ley divina, y este era un trabajo que les traería el mayor de los placeres.

Así, aprovecharon el momento para socializar y contarse, los unos a los otros, lo que habían construido, y lo que habían destruido, durante el tiempo en que no se veían. Todos estaban muy contentos por servir a la creación de la vida, trabajando en formas bellas y útiles.

Entonces se acordaron de que el hombre estaba siendo ingrato. No le daba la debida importancia a la vida. Los hermanos llegaron a pensar en castigar al hombre gravemente, dejando de ayudarle. Pero en última instancia, se optó por pensar en cosas buenas y felices.

Antes de irse, decidieron dejar un recuerdo para el planeta de esta reunión. Querían crear algo que tubiera en su esencia la contribución de cada uno de los elementos, combinados con armonía y belleza. Sentados junto al lago, al ver sus propias imágenes reflejadas, cada uno dio su sugerencia y se intercambiaron muchas ideas. Hasta que uno de ellos sugirió que usasen el mismo lago como origen.

¿Qué tal un ser vivo que surgiese a partir del agua y crezca hacia el cielo? ¿Un vegetal, tal vez?

Se decidieron entonces por una planta que tendría sus raíces cerca del suelo, crecería a través del agua y llegaría a la plenitud en el aire. Ofrecería cada uno su propio regalo.

La Tierra, dijo: “Voy a hacer mi mejor esfuerzo para alimentar sus raíces.”

El agua, que estaba al lado: “Voy a ofrecer la linfa que fluye en mis pechos, para darle fuerza en su crecimiento”.

“Y yo la rodearé con mis mejores brisas, dándole mi energía y la atracción a su flor”, dijo el aire.

Entonces el fuego, para completar el proyecto, eligió lo mejor de lo que tenía para ofrecer: “Ofrezco mi calor a través de el sol, trayéndole la belleza de los colores y el impulso para la floración.

Juntos, se pusieron a trabajar, detalle a detalle, en su creación conjunta. Cuando terminaron su trabajo, se despidieron con alegría, dejando el lago con la belleza de la flor que se abrió al sol naciente.

Así, en lugar de castigar el ser humano, los cuatro hermanos le dejaron una memoria de la pureza de la creación y la perfección para que el hombre la puede alcanzar algún día.

Anuncio