Esta ha sido la ingeniosa respuesta de dos niños a una petición de su comunidad de vecinos

Hoy contaremos una historia de las que te sacará una sonrisa. Una comunidad de vecinos puso el siguiente cartel para advertir a los propietarios e inquilinos que ¡dejaran de alimentar a un gato!

Al parecer la comunidad había detectado la presencia de un gato en el garaje del mismo edificioy que ya se había avisado a las autoridades pertinentes para que lo sacaran. Sin embargo, también se habían percatado de que alguien estaba dándole comida, por lo que el gato podría sentirse a gusto en ese lugar, o al menos todo lo a gusto que se puede estar en un garaje. Por increíble que parezca, en el cartel no sólo se informa de que el gato será sacado del lugar, sino que se ruega que se deje de alimentar al animal.

Pero cual fue la sorpresa cuando esta petición recibió su respuesta. Joel y Ainara, dos niños vecinos de la comunidad escribieron sobre el cartel que ellos eran los autores del acto que denunciaba el administrador y que no tenían intención ninguna de dejar de alimentar al gato mientras siguiese allí.

Un bonito ejemplo de estos niños que demostraron a sus vecinos su amor por los animales y que no se le debe negar la comida a un animal, sea cual sea el lugar donde se encuentre. ¿No os parece?