Piqué se las tiene con cuatro jugadores del Barça (y la bronca silenciada con Valverde)

Anuncio

Gerard Piqué vivió un oscuro episodio el pasado domingo, 1 de octubre, día del referéndum ilegal sobre el futuro de Catalunya. Sufrió en el vestuario y con las imágenes de la calle.

El defensa del Barça fue a votar tras el partido contra Las Palmas, poco después de pronunciarse ante los medios de comunicación y romper a llorar. Estaba muy nervioso.

En el club hay quién dice que Piqué explotó en la zona mixta tras la tensión que le supuso la discusión con los pesos pesados del vestuario. Él era partidario de suspender el choque.

No opinaban así los cuatro capitanes del Barça, que fueron muy contundentes. Andrés Iniesta, Leo Messi, Sergio Busquets y Javier Mascherano negaron a Piqué. Y en la plantilla recordaron por qué son ellos los capitanes y no el central catalán, formado en La Masía.

El individualismo de Piqué, sus bromas pesadas y esa tenacidad para salirse siempre con la suya son aspectos de sobra conocidos en el vestuario. Ya lo conocen y lo saben frenar.

Los cracks fueron contundentes: no se suspendió el partido por los recientes atentados de Barcelona, ni por muchas otras tragedias que les ha tocado vivir. No lo veían tan excepcional.

Incluso el técnico, Ernesto Valverde, tomó partido y se alineó con la plantilla. El Txingurri dijo que también en el País Vasco se vivieron episodios complejos y no se suspendieron los partidos.

Si bien, desde el club, el presidente Bartomeu era el primer interesado en parar el choque. El marcado carácter nacionalista del club obligaba a tomar cartas en el asunto.

Las tres negativas de Bartomeu

Pero Bartomeu no contó con el apoyo de la Liga –el partido se habría dado por perdido y se habría sancionado con otros tres puntos menos (en total, seis)–, ni con el de los Mossos d’Esquadra.

Si los agentes catalanes hubiesen declarado el partido de riesgo, sí que se podría haber suspendido. Luego ocurrió eso con el Barça B.

A la negativa de los Mossos y la Liga, se sumaba el “no” de la plantilla. Eso sí, con condiciones: “No queremos que quede como que los jugadores somos los que hemos tomado la decisión”.

Esas palabras, que algún medio atribuye a Iniesta, vienen a explicar el por qué de que Bartomeu entonase el mea culpa e hiciese suya la decisión de jugar, finalmente, el partido a puerta cerrada.

Al final, la resolución tuvo como consecuencia un mal menor: Carles Vilarrubítuvo la excusa perfecta para dimitir como directivo del Barça. Y, de paso, se llevó con él a Jordi Monés.

Anuncio

Be the first to comment on "Piqué se las tiene con cuatro jugadores del Barça (y la bronca silenciada con Valverde)"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.