Codex Gigas: la supuesta Biblia del Diablo

Anuncio

Codex Gigas. Libro Grande. Bajo este inquietante nombre se esconde el libro medieval de mayor tamaño que disponemos hoy en día. ¿Dimensiones? 92 x 50,5 x 22 cm. Fue escrito en el siglo XIII por un monje benedictino llamado Heman (el recluso), en el monasterio de Podlažice (Chequia). Se trata de una obra tan magna y de tantas disciplinas, que parece imposible que haya sido realizado por una única persona, y es precisamente en este aspecto donde se inscribe su mayor misterio. Un libro de 75 kg de peso creado en esa época, donde las tinieblas de la razón y el oscurantismo de la lógica, hizo que denominaran a esta obra singular “La Biblia del Diablo”. Porque debía ser el mismísimo demonio quien ayudó al monje benedictino a elaborar semejante obra literaria… en una sola noche.

¿Quieres saber más, supercurioso?
El misterioso origen del gigantesco libro Codex Gigas: la llamada Biblia del Diablo

Tal vez te preguntes qué contiene el libro más grande de la historia.

Este maravilloso ejemplar del medievo contiene en sus ajadas páginas, nada más y nada menos que una copia de la Biblia, el texto completo de la Chronica Boemorum, tratamientos mágicos, curas medicinales, estudios del historiador judío Flavio Josefo, las Etimologías del arzobispo San Isidoro de Sevilla, tratados médicos de Constantino el Africano, listas de personas fallecidas, un calendario, y anécdotas, infinitas y floridas anécdotas de la época… Una combinación de textos tan espectacular, como imposible, tan misteriosa que podría hacer sombra al libro más enigmático de la historia: El manuscrito Voynich.
Cómo es el Codex Gigas o la Biblia del Diablo y qué leyenda lo envuelve

Dispone de 624 páginas, y verlo en persona es sin duda toda una experiencia para los sentidos. Cada hoja se ilumina a base de tintas azules, rojas, amarillas verdes y ricas tonalidades en oro orlando pequeños y sutiles aspectos. Dejando a un lado la inquietante leyenda asociada al “Codex Gigas”, cabe decir que el libro es ya de por sí una auténtica obra de arte, que agradecemos tener aún hoy en día entre nosotros en perfecto estado. Un tributo del medievo que recoge todos los saberes de la época y que deja sin aliento a toda mente curiosa e inquieta como la tuya y la nuestra.

Pero vayamos un poco más allá. Ahondemos ahora en la propia leyenda que satina las viejas tapas del libro. Bien, dice la leyenda negra que este monje realizó tal obra colosal en una noche. Era una penitencia. Una penitencia a cumplir por su crimen cometido, algo tan grave que su propia orden lo condenó a ser emparedado vivo. Pero el monje Heman declaró que para compensar su crimen redactaría un libro con todo el conocimiento de la época incluyendo una reproducción de la Biblia. Y lo haría todo en una noche….

Y así lo hizo. En una sola noche ofreció a su monasterio aquella obra incomparable. Y los clérigos no vieron más explicación que la sobrenatural: que el Demonio mismo guió su pluma y lo ayudó. Y más aún. Como prueba dejó su propia firma en una de las páginas.Una ilustración del mismo Satán en una de las hojas, que aún hoy, nos llena de espanto.
El Codex Gigas o Biblia del Diablo, “la octava maravilla del mundo”

Obviamente, y dejando a un lado la leyenda, el libro no fue escrito en una sola noche. Fue hace unos años cuando un equipo de investigación, dirigido por el National Geographic,quiso abordar una serie de análisis para intentar llegar a una conclusión objetiva sobre el origen y autoría del Codex. Y los resultados son interesantes. Se piensa que pudo tardarse entre 20 y 30 años en terminarlo, pero que es muy posible que fuera una sola persona quien lo creara. Dicha conclusión se basa en la caligrafía tan peculiar y el estilo tan poco visto hasta el momento. Es posible pues, que fuera tarea de un solo escriba dotado de grandes conocimientos y mucha, mucha paciencia.El tamaño de la Biblia del Diablo y sus imágenes son realmente impresionantes

Fuera como fuera, el Codex Gigas se alzó de inmediato en aquella época como uno de los mayores tesoros de Chequia. Se la llegó a catalogar incluso como, “Octava maravilla del mundo” y como tal, era deseada por mucha personas y países influyentes.

El brillo de su fama y la estela de su leyenda oscura, hizo que se convirtiera al poco tiempo en un codiciado botín de guerra, y cómo no podía ser menos, acabó siendo usurpado. ¿Por quién? Por el estado sueco al terminar la guerra de los 30 años en 1648.

Fue entonces cuando el libro fue puesto bajo riguroso estudio, expertos de todo el mundo viajaban desde tierras lejanas para analizarlo. Y no cabía duda: era una de las obras más valiosas de la historia, algo asombrosamente perfecto, bello y un tributo a la cultura universal. Aunque esa ilustración demoníaca intercalada entre las hojas del Codex, la convierten a día de hoy, en una de las obras más extrañas y dotadas de esa oscuridad tan atractiva… como tenebrosa.

Si deseas verlo en persona deberás acercarte a Suecia, a su museo de historia. Aunque gracias a su perfecto estado el Codex Gigas suele viajar muy a menudo, dispuesto a formar parte de interesantes exposiciones de sobre la Edad Media, como la del Metropolitan Museum de Nueva York, o hace unos pocos años en la Biblioteca Nacional Checa. Toda una experiencia, sin duda.

Anuncio

Be the first to comment on "Codex Gigas: la supuesta Biblia del Diablo"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*