Biólogo ofrece su mano a una anguila eléctrica y esto es lo que pasa (IMÁGENES)

Anuncio

El conocido pez nativo de Sudamérica salta del agua para proporcionar a su víctima el mayor voltaje posible con su ataque. Un científico quiso sentir cómo es este golpe de la naturaleza.

El profesor de Biología de la Universidad Vanderbit, Kenneth Catania, ha decidido sufrir en sus carnes el ataque de las anguilas eléctricas. Dentro de un atrevido experimento, colocó a un ejemplar endémico de las cuencas del Orinoco y el Amazonas en un acuario, se abrochó los cables de un amperímetro a un brazo y lo sumergió en el agua.

Según puede apreciar el lector de la revista ‘Current Biology’, el ataque del pez no se hizo esperar: se acercó lentamente, se levantó de golpe sobre el agua y le pinchó los músculos al científico sin dar uso a los dientes: de la misma forma que actúa en su entorno, aturdiendo a veces a cocodrilos y, más a menudo, a otros animales, sea para cazar o para protegerse de aquellos que lo perciben como presa.

La anguila se levanta sobre el agua para lastimar / Current Biology

El famoso viajero del siglo XIX Alexander von Humboldt describió en un libro el ataque múltiple de anguilas eléctricas a una manada de caballos en el Amazonas. En la narrativa, los animales recibían descargas tan potentes en su cuerpo que caían aturdidos y morían ahogándose en aguas fluviales. El caso del científico estadounidense no ha sido tan fatal, en parte porque la anguila que eligió era relativamente pequeña, de unos 40 centímetros, y estaba sola.

Catania recibió varias descargas eléctricas sucesivas y las registró con el amperímetro. El índice máximo de la corriente eléctrica alcanzada, de 43 miliamperios, correspondía al punto más alto del salto de la anguila. Eso significa que el pez sale del agua para acumular en su cabeza la mayor carga posible y administrarla a la víctima.

En el video que acompaña la a publicación original científica se aprecia que el brazo del biólogo retrocedió instintivamente, debido al dolor que sufría. En su caso la descarga fue suficiente para dejar en estado de choque a algún animal, pero no para lastimarlo realmente. Sin embargo, puesto que los peces de esta especie alcanzan dos metros y medio de largo, se estima que su ataque puede ser comparable con el impacto simultáneo de nueve porras eléctricas.


El circuito experimental / cell.com / RT

Anuncio

Be the first to comment on "Biólogo ofrece su mano a una anguila eléctrica y esto es lo que pasa (IMÁGENES)"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.