“En 30 años tendremos tecnologías para rejuvenecer y vivir indefinidamente”

Anuncio

¿Cuán cercana y verosímil le parece la idea de vivir eternamente? El científico José Luis Cordeiro, invitado de nuestro programa Entrevista, declara que morir “no está dentro de sus planes”. ¿Cómo va a cambiar el mundo cuando todos tengamos la opción de vivir para siempre? ¿Qué pasará con las religiones? ¿Cuándo va a fusionarse el hombre con la inteligencia artificial? Véalo en RT.

 

No es extraño que nuestro invitado se refiera a este asunto como “el tema más fascinante que existe”, porque se trata, ciertamente, de uno de los anhelos más antiguos y fundamentales del ser humano: librarse de la muerte y alcanzar la vida eterna, la inmortalidad. Llama la atención la franqueza con la que este científico venezolano afincado en los Estados Unidos declara que “no piensa morir”, ya que sus planes de futuro son otros: “yo creo que voy a poder vivir 20 ó 30 años más en buenas condiciones, y para entonces vamos a tener tecnologías para rejuvenecer; es más, en 30 años, yo no pienso ser 30 años más viejo que hoy: pienso ser más joven que hoy… ¿por qué? porque vamos a tener las tecnologías para rejuvenecer y vivir para siempre”.

José Cordeiro es ingeniero mecánico por el Massachusetts Institute of Technology y además es profesor de la Singularity University de Silicon Valley, y afirma que sus predicciones, por alocadas que parezcan, no son más que tecnología y ciencia.

Sebastien Pirlet / Reuters

Este científico declara que no existe un límite biológico de la vida humana. “De hecho, hay células que son prácticamente inmortales –explica–. Las células madre viven indefinidamente si están en un caldo de cultivo apropiado. Lo que ocurre es que si muere el organismo en el que están, ellas se mueren… a pesar de que no envejecen”. Hay también otras células inmortales muy importantes para la argumentación de José Cordeiro: “El cáncer. El cáncer es una serie de mutaciones que para el envejecimiento biológico. Las células cancerígenas son biológicamente inmortales, y por eso vamos a estudiar cada vez más sobre el cáncer y llegar a comprender cómo el cáncer descubrió la manera de no envejecer”.

Los planteamientos que propone este científico pueden chocar fácilmente con impedimentos jurídicos, un rechazo social por cuestiones morales o con las propias instituciones políticas que detentan el poder. ¿Es porque la ciencia avanza más deprisa que la sociedad? “Yo creo que lo que avanza lentamente es la parte política –argumenta Cordeiro–, la parte ética, la parte legal…y es efectivamente porque la ciencia avanza muy rápido, y eso es para que vivamos más y vivamos mejor. Si vamos a tener en 20 años la posibilidad de rejuvenecer y de vivir indefinidamente, ¿por qué le vamos a decir que no?”
Otro problema eterno: el dinero

Como reconoce nuestro entrevistado, este proyecto se haya en una fase de investigación que necesita mucha inversión y resulta muy cara. Afortunadamente, tal como también reconoce, hay grandes corporaciones invirtiendo en este sector tan peculiar de la investigación: “Google creó una empresa subsidiaria llamada CALICO (California Life Company), y el objetivo de esta empresa, cuando se creó, era, como ellos mismos dijeron cuando se inauguró, ‘curar la muerte’, curar el envejecimiento. Han invertido cerca de 3.000 millones de dólares, junto a compañías farmacéuticas. También tenemos a Microsoft, que están trabajando en curar el cáncer y el año pasado anunciaron que, ahora que se puede secuencias el genoma de las células buenas y de las células mutantes cancerígenas, van a analizar cuáles han sido esas mutaciones para poder curar el cáncer y han dicho que en 10 años van a curar el cáncer. Y además está Facebook: Mark Zuckerberg, el creador de Facebook y su esposa, Priscilla Chang, que es una doctora médica que estudió biología en Harvard, han dicho que van a donar toda su fortuna, toda, para curar todas las enfermedades en una generación”.

Brian Snyder / Reuters

Sin embargo, Cordeiro piensa que la colaboración financiera no debe limitarse a entidades privadas: “Lo ideal es que también participen los gobiernos, y no sólo Estados Unidos, sino también Rusia, China, India…todos”. Esta necesidad de dinero viene dada porque las tecnologías en sus primeras fases de desarrollo son “muy caras y muy malas”, explica nuestro entrevistado, y pone como ejemplo los primeros teléfonos celulares, que eran “carísimos y muy malos”. Sin embargo, indica, “cuando se democratizan, se vuelven baratos y se vuelven mejores”. Así que es posible, tal como explica el propio José Cordeiro, que “el primer ‘inmortal’ se gaste billones de dólares y que además, terriblemente, se muera, porque la tecnología no esté aún bien desarrollada. Pero en poco tiempo esto se va masificar y las tecnologías van a estar muy desarrolladas, y la gente va a poder vivir indefinidamente”.

El problema de la superpoblación

Preguntamos a nuestro entrevistado si un planeta como el nuestro, con recursos limitados y una población de más de 9.000 millones de habitantes, podrá soportar el inevitable incremento demográfico que conllevaría la inmortalidad de la especie. “En realidad, yo creo que el problema es otro –argumenta el científico–. El problema es que la población del mundo se está estabilizando y está comenzando a disminuir. En Rusia, en Japón y en Alemania, la población está disminuyendo. Los países en los que hay crecimiento nos son tantos, y de cualquier manera se espera una estabilización demográfica en 20-30 años”.

Sin embargo, Cordeiro tiene una esperanza inquebrantable en nuestro planeta…y en otros: “El planeta tiene recursos para la población actual y más”, afirma. Y a continuación, explica que “el aumento demográfico no va a ocurrir mañana ni en 10 años: va a ocurrir en siglos; y dentro de tanto tiempo vamos a estar viajando al espacio, colonizando Marte…y todo tiene que ver con la tecnología”.
“Vivimos en tiempos mágicos”

Cordeiro entiende que “vivir indefinidamente es una revolución”, ya que “todas las culturas y las religiones han aspirado a esto. Nosotros vamos a conseguirlo en esta vida y en esta Tierra”. Por eso afirma que “éste es el mejor momento [histórico] para estar vivos: estamos entre la ultima generación de humanos mortales y la primera generación de humanos inmortales. Vivimos en tiempos mágicos. No sólo porque vamos a asistir a lo que yo llamo ‘la muerte de la muerte’, sino porque vamos a presenciar muchas otras cosas a nivel científico”. Entre ellos, destaca el hecho asombroso de que “nos vamos a comunicar telepáticamente, de cerebro a cerebro”, y explica que “en estos momentos nos comunicamos muy mal: Hablar es una tecnología primitiva, muy mala, poco eficiente”.

Kim Kyung Hoon / Reuters

El futuro que ve Cordeiro tiene mucho que ver con el desarrollo tecnológico de la Inteligencia Artificial: “Vamos a tener inteligencia artificial a niveles humanos, y superiores a los humanos. Y por eso vamos a tener que fusionarnos con la inteligencia artificial”.

Es comprensible que para muchas personas el futuro que plantea este científico sea un lugar inhóspito, lleno de robots y tecnología incomprensible. Por eso le preguntamos si el ser humano va a querer ser inmortal en un mundo que cambia tan deprisa. Su respuesta es tajante: “El que se quiera morir, que se muera, y así vamos a tener más espacio para los que queramos vivir”. En todo caso, el quiere permanecer vivo, porque “va a ser un mundo en el que se van a curar las enfermedades, se van a resolver los problemas del medio ambiente, donde vamos a viajar al espacio, donde vamos a ser más inteligentes…”. Y a Cordeiro no le importa que esa inteligencia sea artificial: “yo no tengo problemas con la inteligencia artificial, yo tengo problemas con la estupidez humana”.
La muerte de las religiones

Pedro Nunes / Reuters

Con respecto a las religiones, Cordeiro vaticina que en un futuro, todas serán mitolgías, como lo es hoy para nosotros la religión de los antiguos egipcios, y argumenta que “yo trabajo para ver la muerte de la muerte… y la muerte de la muerte implica la muerte de las religiones que viven de la muerte. Porque las religiones explican qué pasa si uno muere…pero si no mueres, ¿que va a explicar la religión?”. Las creencias de José Cordeiro son de otra clase: “Tenemos que creer en el poder de los seres humanos para aprender, para saber, para crear, para mejorar. Lo que hemos hechos los seres humanos en los últimos siglos ha sido increíble, pero en las próximas dos décadas, vamos a ver más cambios que en los últimos dos milenios”.

Para una idea más clara de cuáles van a ser esos cambios y la supuesta manera en que van a suceder, les recomendamos el visionado completo de la entrevista.

Anuncio

Be the first to comment on "“En 30 años tendremos tecnologías para rejuvenecer y vivir indefinidamente”"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.