La verdad ¿ Drones en el 11s ?

Anuncio

Para comprender mejor lo que a continuación nos disponemos a analizar en el articulo de hoy, debemos retroceder en el tiempo unos años. Concrétamente, hasta 1962.

En aquella época, el ejercito y el Estado Mayor de EE.UU. pensaron que había llegado el momento de tomarse muy enserio el problema que tenían con Cuba y el régimen de Castro. Había que legitimar una intervención militar en la isla y había que hacerlo de manera rápida y convincente.

El 13 de marzo de 1962, la CIA envía un memorándum al Secretario de Defensa, Robert McNamara (uno de los hombres de confianza de John F. Kennedy), titulado: “Justificaciones para una intervención militar en Cuba“. Este escrito, recogía una serie de actos de falsa de bandera que debían achacarse al régimen cubano, y en particular a Fidel Castro para así legitimar la invasión de la isla, que se había convertido en todo un quebradero de cabeza para los servicios de inteligencia y la Casa Blanca desde 1959. El memorándum, salió a la luz en noviembre de 1997 gracias a la John F. Kennedy Assessination Records Review Board, una agencia federal que supervisa la publicación de todos aquellos documentos que puedan guardar relación con el asesinato de John F. Kennedy. A este informe de la CIA, que llevaba el sello de TOP SECRET (alto secreto) y a lo que en él se recogía, se le dio el nombre de Operacíon Northwoods.

Con respecto a los ficheros secretos de la Operacion NorthwoodsJames Bamford, autor del libro “Body of Secrets” resumía su contenido de la siguiente manera. Su lectura no tiene desperdicio, y puede a todos los lectores le resulte extrañamente familiar lo que este autor publicó, ya en abril de 2001:

“La Operacion Northwoods, que tenía el visto bueno por escrito del presidente de la Junta de Jefes del Estado Mayor, Lyman Lemnitzer, requería tirotear a gente inocente en calles americanas; que fueran hundidos en alta mar barcos que transportaban refugiados cubanos; una violenta ola de terrorismo lanzada sobre Washintong DC, Miami y otros lugares.  Se incriminaría a personas por ataques con bombas que no habrían cometido, se secuestrarían aviones. Empleando pruebas falsas, todo ello se atribuiría a Castro, dando de este modo a Lemnitzer y a su cuadrilla la escusa y también el apoyo publico e internacional que necesitaba para declarar la guerra”.

 

En el informe, se recogían varias ideas que, 50 años después, guardan grandes paralelismos con algunos hechos acontecidos fuera y dentro de suelo estadounidense y que nos empujan a plantearnos si la Operación Northwoods, con otro nombre, se mantiene aún hoy en día operativa con la finalidad de crear nuevos y peligrosos enemigos de USA por el mundo para así extender la “política del tentáculo” que EE.UU. esta llevando a cabo en especial dentro del islamismo, en el medio y próximo oriente y en algunos países del continente africano. Algunas de las ideas que se recogieron en el memorándum de Northwoods fueron:

 

1.- Llevar a cabo actos terroristas de falsa bandera en USA y en Cuba, en particular, contra la base norteamericana de Guantánamo, así como llevar a cabo el asesinatos o intentos de asesinato de refugiados cubanos en el área de Florida.

2.- Bombardear y hundir un navío estadounidense imitando el modus operandi que tan buenos resultados habían cosechado con el Maine como desencadenante de la guerra contra España en 1898 por el control de la isla. A este respecto, se había barajado la posibilidad de utilizar un barco no tripulado donde, posteriormente, se celebrarían falsos funerales para las inexistentes victimas que habían perdido la vida durante el ataque; aunque tampoco se desechaba la idea de asesinar realmente a militares estadounidenses.

3.- Destruir un aparato no tripulado (drone) haciéndolo pasar por un avión comercial civil.

 

Este era uno de los apartados que mas gustaba dentro del aparato de inteligencia del ejercito estadounidense. Consistía en sustituir, en pleno vuelo, un avión comercial por un drone. Este avión comercial estaría lleno de falsos estudiantes universitarios en viaje por el sur del continente: Jamaica, Guatemala… el destino no era importante, lo importante era hacerlo sobrevolar el espacio aéreo cubano. Las identidades de los tripulantes serían  falsas y cuidadosamente estudiadas para convencer al pueblo americano de Cuba había abatido un vuelo chárter cerca de las costas de Miami donde habrían resultado muertos decenas de jóvenes e inocentes estudiantes americanos.

Este falso atentado llevaría a la población a justificar e, incluso apoyar, una acción militar rápida y contundente contra Castro. ¿Encuentran ustedes alguna clase de paralelismo con lo sucedido 39 años después en el World Trade Center de Nueva York?

Investigaciones llevadas a cabo desde MD han sacado a la luz algunas grabaciones y testimonios de testigos directos de los atentados del “11s”, donde muchos de los cuales apuntan a que los aviones que se estrellaron contra las torres gemelas no tenían el aspecto de un avión comercial “normal”. Más aún, algunas imágenes muestran extrañas características que podrían apuntar directamente al uso de pequeños drones camuflados holográficamente, como si de aviones comerciales se tratase. Las imposibles maniobras de vuelo que, supuestamente, pilotos suicidas novatos llevaron a cabo aquel día, casarían con maniobras de antigravedad llevadas a cabo por drones militares de ultima generación, que también les permitiría camuflarse creando un inexistente fuselaje para darles la apariencia de aviones convencionales.

A continuación, dejamos el vídeo para que sean ustedes quienes juzguen nuestras conclusiones:

Anuncio

Be the first to comment on "La verdad ¿ Drones en el 11s ?"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.